¡TODOS NUESTROS KITS CON UN 10% DE DESCUENTO!

La grafomotricidad en el desarrollo de los niños


De las pequeñas y rechonchas infantiles a las de los ancianos, con sus manchas, la piel más ajada y la experiencia impresa en cada centímetro, las manos son un órgano fundamental de expresión y contacto con la realidad para todos los seres humanos.

Aprender a usarlas, coordinando su movimiento y haciéndolas poco a poco cada vez más diestras es un ejercicio básico en nuestra infancia, que nos ayuda a realizar tareas tan simples y tan finas a la vez como es la escritura. 

¿Qué es la grafomotricidad?

La grafomotricidad (“grafo” es escritura y “motriz” es movimiento) es una habilidad fundamental para el desarrollo del niño: esta permite que consiga expresarse a través de signos escritos. 

Desarrollar la grafomotricidad ayuda a la construcción de la inteligencia y la estimulación de la creatividad, la capacidad de comunicación y la lógica.

La base de esta educación es la psicomotricidad, así que es muy interesante que antes de desarrollarla se hagan actividades para potenciar la destreza de las manos, los dedos y la coordinación entre la vista y las manos en una toma de control paulatina de todo su cuerpo. 

El objetivo es generar movimientos gráficos y automatizarlos de modo que llegue un momento en que se consigan correctas: 

  • Fluidez. 
  • Lateralidad. 
  • Direccionalidad. 
  • Segmentación. 
  • Legibilidad. 

El camino para los más pequeños de la casa en todo su aprendizaje es una ruta acompañada de la mano de sus profesores, pero también de la de sus padres. 

En Mi Pequeño Rincón Azul nos gustaría ayudarte en ese recorrido y por eso hemos preparado para ti una guía dentro de nuestra variedad de descargables que puedas utilizar para realizar actividades con ellos.  

Descargable sobre grafomotricidad de Mi Pequeño Rincón Azul

Desarrollar la grafomotricidad durante la infancia es imprescindible para la escritura, y lo mejor es trabajarla de la forma más divertida y entretenida posible. 

El descargable sobre grafomotricidad de Mi Pequeño Rincón Azul es una serie de fichas únicas, elaboradas con mimo, en las que el niño podrá practicar los siguientes tipos de líneas y figuras: 

  • Curvas. 
  • Discontinuas. 
  • Quebradas. 
  • Puntos. 
  • Onduladas. 
  • Diagonales. 
  • Horizontales. 
  • Verticales. 
  • Triángulos. 
  • Espirales. 
  • Cruzadas. 
  • Espirales. 
  • En zig-zag. 
  • Círculos. 

Además, cada tipo de línea lleva un fondo de base de un color diferente que puedes usar para hacer pequeñas asociaciones y generar conversación buscando imágenes de objetos reales que se correspondan con ese tipo de silueta y color. 

Nuestro descargable de grafomotricidad no está pensado solo para que los niños escriban sobre las plantillas. Puedes empezar a trabajar con ellas siguiendo los recorridos usando nuestras bases sensoriales, haciendo formas con plastilina...

Aprender a través del juego tiene muchas ventajas: ayuda a reconocer y aceptar errores, desarrolla la parte afectiva y cognitiva a la vez, se asimilan mejor los conceptos y al hacer las actividades contento y relajado el niño siente felicidad. 

¿Sabes cómo hacer que tu peque se sienta tranquilo y relajado cuando haces ejercicios con él? Sigue estos pasos: 

  1. Organiza un espacio tranquilo con la música que le guste y le estimule. 
  2. Usa material atractivo para ellos. ¡El descargable de Mi Pequeño Rincón Azul les encanta!
  3. Ve corrigiéndole sin presión y sin prisa el modo de sostener el lápiz y de utilizarlo, la presión óptima… 

Etapas del desarrollo de la grafomotricidad

A partir del año y medio o los dos años (aunque cada niño tiene su propia velocidad de desarrollo y no hay que agobiarse ni forzar), los pequeños comienzan a hacer sus primeros garabatos. El control aquí es mínimo y el objetivo debe ser simplemente que se diviertan y se familiaricen con la actividad. 

Al principio usan todo el brazo y poco a poco van aprendiendo a enfocar el movimiento más en la mano y la muñeca para obtener más precisión. 

Con el tiempo irán empleando más el antebrazo, la muñeca y la mano con más fuerza y aprenderán a controlar el movimiento de su mano usando la vista para calibrar. 

En este proceso hacer con ellos actividades de grafomotricidad, en las que no tengan que salirse de ciertos límites, al principio del folio, luego de un área marcada, cada vez más precisa… 

Y cuando este logro esté conseguido ya podemos jugar a buscar y dibujar formas concretas, enseñarles su nombre, relacionarlas con colores.

Actividades complementarias para adquirir destreza en las manos

Además de todo lo que te hemos contado hay algunos ejercicios que puedes desarrollar en cualquier momento del día espontáneamente para ayudar al niño a que adquiera más destreza en las manos: 

  • Dar palmas al ritmo de una canción que suene en la radio. 
  • Cantar y gesticular canciones infantiles sencillas. 
  • Dejar que poco a poco vaya desarrollando actividades cotidianas como atarse los zapatos, abrocharse un botón, abrir una botella. 
  • Dejarle que pase las hojas del libro que le lees antes de dormir.  

Estos son un ejemplo, pero hay muchos más, cualquiera que se te ocurra en el que él pueda usar sus manos aplicando un poco de precisión. 

Si sigues las recomendaciones que te hemos proporcionado, el buen momento y el aprendizaje constructivo están servidos. 

Y no olvides lo más importante, disfrutar con tu pequeño de la actividad. Es un momento de calidad perfecto para pasarlo con tu hijo y generar más vínculo.